Sin gluten, ¿es más sano?

Cada cierto tiempo surgen dietas o alimentos que se ponen de moda y que nos venden como saludables o como la mejor opción para mantenernos en nuestro peso ideal.  Incluso algunos alimentos o nutrientes “marcan tendencia” por ser dañinos o malos para la salud, como pasa últimamente con el aceite de palma. ¿Y que suelen tener en común? Intereses económicos por parte de la industria alimentaria.

Ahora muchas marcas se suman a reformular sus productos para eliminar el aceite de palma como ingrediente, pero no por ello el producto se convierte en sano. Algo parecido pasa con la moda del “sin gluten”.

El gluten es un conjunto de proteínas presente en cereales como el trigo, la avena, el centeno y la cebada, que debe ser eliminado de la dieta habitual de personas que presenten patologías como celiaquía o sensibilidad al gluten no celiaca. Una persona que no padezca ninguna de estas enfermedades, no tiene por qué eliminar el gluten de su alimentación, sin embargo mucha gente empieza a hacerlo buscando mejorar su salud o incluso como método para adelgazar.

Como decíamos antes, suelen existir intereses económicos detrás de estas modas. Si revisamos en un supermercado todos los productos “sin gluten” vemos que suelen ser más caros que sus homólogos con gluten, ¿pero son más sanos? No, ya que su calidad nutricional suele ser baja, por eso la mejor recomendación para quienes tengan celiaquía o sensibilidad al gluten es consumir alimentos libres de gluten.

tostadas. Gluten

Los alimentos libres de gluten son todos aquellos que de manera natural no tienen gluten, es decir, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, carnes, pescados, mariscos, huevos, lácteos y cereales como el amaranto, arroz, maíz, quinoa, sorgo, teff y trigo sarraceno.

¿Pero qué pasaría si sustituimos en nuestra dieta habitual alimentos con gluten por alimentos libres de gluten? Eliminaríamos la gran mayoría de productos industrializados y de harinas refinadas que consumimos a diario como por ejemplo:

  • Desayuno: pan de molde, bollería, galletas, churros o cereales de desayuno.
  • Media mañana: barritas de cereales o pastas/repostería para acompañar el café.
  • Comida/cena: pasta (sopa de fideos, macarrones, fideuá, lasaña, canelones, espaguetis, tallarines, ensalada de pasta, etc.), precocinados congelados (croquetas, pizzas, San Jacobos, nuggets, calamares a la romana, varitas de merluza, etc.), bechamel, rebozados o pan (para acompañar, para picar o en forma de bocadillo).

Mejoraríamos, por tanto, nuestra alimentación y de manera colateral tendríamos un mejor estado de salud e incluso bajaríamos de peso. Pero esto se debería a la eliminación de alimentos insanos, no del gluten. Si sustituyéramos estos productos por sus versiones “sin gluten”, el único cambio que apreciaríamos sería en nuestro bolsillo, que se resentiría sensiblemente.

Algunas alternativas saludables a todos estos productos serían:

  • Desayuno: tostadas de boniato o pan integral, plátano con crema de cacahuete casera, arroz inflado o copos de maíz sin azúcar.
  • Media mañana: frutos secos, barritas caseras de arroz inflado con chocolate 85% cacao, hummus con bastoncitos de zanahoria.
  • Comida/cena: sopa de arroz, verduras o legumbres, tallarines de calabacín, musaka (lasaña de láminas de berenjena y patata), masa de pizza casera de coliflor o pasta y pan integral.

¿Y la repostería y los rebozados? Siempre mejor cocinados en casa, con ingredientes sanos y de consumo esporádico, porque por mucho que algo sea sano, su consumo excesivo puede hacer que deje de serlo.

Os recomendamos las siguientes IDEAS DE DESAYUNO SALUDABLES con y sin gluten.

Ideas desayuno sin gluten

Autora: María Fernández Álvarez