Morfología de las razas caninas

Grandes y pequeños, de constituciones diferentes, con mantos de diferentes colores, con pelaje de diferentes tamaños y texturas… El perro es una especie con una amplísima diversidad morfológica que se traduce en cientos de razas. Actualmente están reconocidas más de 300 por la Federación Cinológica Internacional (FCI).

Cada una de ellas tiene establecido un estándar racial describe el prototipo ideal de belleza al cual debe aproximarse todo ejemplar que pertenezca a esa raza determinada. Este ideal de aspecto externo no es arbitrario y responde además de a la parte estética, a las aptitudes funcionales para las que se ha seleccionado la raza: obediencia, pastoreo, caza…

Pumi. P. Perú. Shit zhu. Azawak. Akita. Komondor. Keeshond. Schnauzer. Setter

Así, el estándar recoge cuando corresponde los cruces permitidos a fin de evitar taras en los descendientes incompatibles con el bienestar animal, las faltas leves, graves y descalificantes, los colores admitidos, la descripción del animal en movimiento así como del temperamento y carácter.

Por ejemplo, cuando decimos que no está admitido en el Boxer el manto donde el color blanco represente más de un tercio, no responde a criterios puramente estéticos sino más bien a evitar posibles taras como la sordera. Esta patología está asociada a la falta de pigmentación en la zona de la cabeza, en concreto a la ausencia de melanocitos en el oído interno. Se trata de un carácter hereditario por lo que es fundamental plantear una cría responsable.

Los criterios morfológicos

La morfología es la disciplina que se ocupa del estudio de la forma o apariencia externa. Constituye un elemento imprescidible para la descripción de un estándar racial. Se apoya en los siguientes criterios morfológicos:

  • Forma de la cabeza y sus partes
  • Partes del cuerpo y su disposición
  • Proporciones corporales
  • Tamaño o talla del perro
  • Tipo de pelo y el color de su capa

 

Por ejemplo, siguiendo con el Boxer, podemos describirlo como una raza mesocéfala y de perfil concavilíneo. Responde al tipo molosóide.

Su manto responde a un pelo corto, admitiéndose los colores leonado y atigrado. Siempre acompañado de máscara negra. Puede presentar marcas blancas siempre que no superen el tercio sobre el color base.

Su estándar está recogido por la FCI con el nº 144 y describe todas las características de su conformación.

 

Pincha sobre el enlace si quieres saber más sobre la morfología del perro y el gato.

Autora: Ana Mª Chas Barba