Hamburguesas vegetales y etiquetado

Hamburguesas vegetales

Las llamadas hamburguesas vegetales han sido, una vez más,  motivo de controversia. Por un lado se encuentra la industria vegetariana. En los últimos años han innovado diferentes productos vegetarianos o veganos que han tenido una excelente acogida por parte de los consumidores preocupados por su salud.

Se trata de productos que emulan en apariencia y textura a la carne pero no la llevan en su composición.

hamburguesa vegetal

En el otro lado se encuentra el sector cárnico. Consideran que sus productos tiene un prestigio y reputación que deben proteger. De ahí nace una solicitud al Parlamento para reservar determinados términos para los derivados cárnicos. 

La enmienda 165 del Parlamento Europeo ha sido rechazada. La consecuencia es que se desestima la reserva de los términos filete, embutido, escalope, hamburguesa y filete ruso para productos que contengan exclusivamente carne.

¿Y ahora, qué?

Al no incorporarse ningún cambio, la legislación queda como hasta ahora con ciertos matices. Por un lado, disponemos del Reglamento 1169/2011 de información al consumidor. Tiene carácter trasversal a todos los alimentos producidos en la UE.

En el art. 17 se indica cómo debe ser la denominación de los productos, esto es, se escogerá como primera opción la denominación legal si existe. En caso contrario se usará la denominación habitual y si tampoco es posible, se realizará una denominación descriptiva. Es el caso que correspondería a los productos no cárnicos o de naturaleza vegetal que imiten a los cárnicos. La denominación descriptiva debe realizarse de tal modo que no induzca a error en el consumidor.

En el caso particular de los derivados cárnicos disponemos de normativa estatal, en forma de Real Decreto 474/2014. En él se establece la norma de calidad para los derivados cárnicos. En su anexo II se definen para numerosos productos la denominación consagrada por el uso. Esta será la que los operadores económicos deben usar.

En la legislación se definen los ingredientes caracterizantes de cada uno de ellos. Así, en el caso de las hamburguesas, el ingrediente caracterizante lo constituye la carne.

Hamburguesa:  Producto elaborado con carne picada con adición de sal, especias, condimentos u otros productos alimenticios.

En este sentido señalamos el Acuerdo de la Mesa de Coordinación de la Calidad Alimentaria (2016):

Los productos cuya denominación de venta sea una denominación legal de las recogidas a lo largo del texto del Real Decreto 474/2014, deben tener como ingrediente esencial alguno de los siguientes: carne, tocino o grasa, sangre o sus componentes o ambos, menudencias o tripas naturales.

Los productos cuya denominación de venta sea una denominación consagrada por el uso o denominación habitual, incluidas en el anexo II, además de cumplir la condición anterior, deberán respetar las condiciones específicas de composición o de elaboración descritas para ellos.

Por consiguiente, los productos que no respeten las condiciones mínimas antedichas, no podrán utilizar las denominaciones de venta (legales y consagradas o habituales) recogidas en el Real Decreto 474/2014.

No son equivalentes

Aunque las hamburguesas tradicionales y las “hamburguesas vegetales” puedan parecerse estéticamente, no pueden considerarse equivalentes desde el punto de vista nutricional, al igual que las bebidas vegetales no contienen los mismos nutrientes que la leche.

queso fresco

En el caso de los productos lácteos sí están reservados algunos términos. Denominaciones como leche, queso, nata, mantequilla… solo se permiten en productos derivados exclusivamente de la leche, es decir, deben tener obligatoriamente origen animal de acuerdo al Reglamento 1308/2013. La Enmienda 171, que sí fue aprobada, va un paso más allá en la protección de estos productos al prohibir menciones como «tipo», «estilo», «método», «producido como», «imitación», «sabor», «sustituto», «parecido» u otros análogos en productos que no cumplan los requisitos legales.

Las hamburguesas vegetales comercializadas suelen ser, en muchas ocasiones, productos ultraprocesados y no constituyen por tanto la mejor alternativa.

Si deseamos llevar una dieta saludable es preferible elegir alimentos vegetales frescos y limitar el consumo de carne a no más de 4 raciones semanales, limitando el consumo de carnes rojas y evitando las ultraprocesadas. En el caso de llevar una dieta vegetariana o vegana, ésta debería basarse también, en alimentos mínimamente procesados.

vegetales frescos

Comparte