El Jengibre

El jengibre es un buen preventivo de problemas digestivos, ayuda a tener una mejor digestión, pues ayuda al flujo biliar. Mezclar jengibre rallado con jugo de limón ayuda a calmar el tracto digestivo, bueno para las malas digestiones y flatulencias

Descongestionante y antihistamínico natural, útil en el tratamiento de resfriados, gripe y otras afecciones respiratorias.

Externamente el jengibre se utiliza para tratar el dolor de la artritis, el reumatismo, lumbago, esguinces y dolores espasmódicos y en el tratamiento de quemaduras leves. Mezclado con aceite de almendras podrá ser utilizado en zonas de dolor localizado

Para tratar las quemaduras se utiliza el jugo del puré de jengibre empapado en un algodón y se aplican en las zonas quemadas.

jengibre

Tiene capacidad para aliviar el dolor e inflamación, como son: enfermedades musculares, migrañas, artritis reumatoide, osteoartritis. Útil para aliviar dolores menstruales.

La infusión de jengibre se puede tomar varias veces al día (sobre todo en tiempo frío) y las gominolas de jengibre pueden tomarse un par de veces al día, según cada caso.

 

Gominolas de jengibre

Ingredientes:
  • 500 gramos de jengibre
  • 225 ml de agua
  • 250 gramos de azúcar de caña
Preparación:

Pelar muy bien el jengibre, se corta en lonchitas finas.

Poner a cocer con 100 ml de agua, a fuego muy suave, durante 40 minutos.

Cuando esté blando, se escurre si queda agua y dejar enfriar.

Se vuelve a poner en la misma cazuela con el azúcar y el agua restante (125 ml), remover muy bien para que el azúcar se deshaga por completo.

Siempre con el fuego al mínimo, se deja cocer dos horas (o incluso más tiempo), hasta que el azúcar se vuelva caramelo claro y las lonchitas de jengibre se queden casi transparentes. Es importante es que el fuego sea bajísimo.

Se sacan con una espumadera y dejamos enfriar toda la noche sobre un papel vegetal.

Al día siguiente ponemos un recipiente con azúcar de caña y se rebozan bien los caramelos en el azúcar para que ésta se pegue por completo a las gominolas.

Se conservan en un tarro de cristal.

Después de las comidas favorecen la digestión.

Por tratarse de alimentos complemento que hay que tomarlas  siempre con moderación.

 

Autora: Isabel Gallego Quintana