Bozales adecuados para perros

La gran mayoría de perros pasea habitualmente sin bozal. Esta práctica no incumple ninguna normativa ya que no es obligatorio salvo que estos animales viajen en transporte público. No obstante, existe un grupo de razas caninas que están tipificadas legalmente como potencialmente peligrosas (PPP). Estas son Pit Bull Terrier, Staffordshire Bull Terrier, American Staffodshire Terrier, Dogo Argentino, Fila Brasileiro, Tosa Inu, Akita Inu y aquellas que las CC.AA añadan en su territorio. Para estos casos se hace obligatorio el uso de bozal siempre que estén en espacios públicos.

bozal canastilla

Perro policía con bozal

 

Además, se incluyen dentro de la categoría de PPP los cruces de las razas anteriores, y los perros  cuyas características se correspondan con todas o la mayoría de las siguientes características:

  • Fuerte musculatura, aspecto poderoso, robusto, configuración atlética, agilidad, vigor y resistencia.
  • Marcado carácter y gran valor.
  • Pelo corto.
  • Perímetro torácico comprendido entre 60 y 80 centímetros, altura a la cruz entre 50 y 70 centímetros y peso superior a 20 kg.
  • Cabeza voluminosa, cuboide, robusta, con cráneo ancho y grande y mejillas musculosas y abombadas. Mandíbulas grandes y fuertes, boca robusta, ancha y profunda.
  • Cuello ancho, musculoso y corto.
  • Pecho macizo, ancho, grande, profundo, costillas arqueadas y lomo musculado y corto.
  • Extremidades anteriores paralelas, rectas y robustas y extremidades posteriores muy musculosas, con patas relativamente largas formando un ángulo moderado.

Por último, es también obligatorio para perros que, aun no perteneciendo a ninguna raza de las tipificadas, manifiesten un carácter marcadamente agresivo o que hayan protagonizado agresiones a personas o a otros animales.

 

¿Cómo debe ser un bozal para un perro potencialmente peligroso?

El Real Decreto 287/2002, de 22 de marzo, por el que se desarrolla la Ley 50/1999, de 23 de diciembre, sobre el régimen jurídico de la tenencia de animales potencialmente peligrosos en el artículo 8 sobre medidas de seguridad cita:

2. Los animales de la especie canina potencialmente peligrosos, en lugares y espacios públicos, deberán llevar obligatoriamente bozal apropiado para la tipología racial de cada animal.

Es decir, el bozal debe adaptarse a la anatomía del animal. Esto significa que si nuestro perro es una raza braquicéfala, es decir, aquellas chatas, de hocico muy corto, deberemos usar un bozal diferente que en los demás casos. Se caracterizan por llevar una cinta adicional sobre la frente del perro.

¿Qué tipo de bozal es más adecuado?

En el mercado podemos encontrar bozales de dos tipos: el de abrazadera y el de canastilla.

Bozales de abrazadera

Se caracteriza por tener forma de tubo. Suelen ser de nylon. Rodean completamente el hocico del perro dejando un espacio muy escaso. Esto impide al animal poder abrir la boca lo suficiente para poder morder, pero tampoco puede comer, beber o jadear mientras lo lleva puesto.

Los perros, a diferencia de las personas, apenas poseen glándulas sudoríparas. Solo las presentan en las almohadillas plantares. La regulación de la temperatura la realizan mediante el jadeo. Pierden calor por evaporación de la humedad de la lengua. Esto significa que los bozales de abrazadera no son adecuados para permanecer colocado por largos periodos de tiempo ya que prácticamente impiden al animal sacar la lengua fuera. No son recomendables para paseos largos o realizar ejercicio. Y menos aun si es un día de calor.

No obstante, sí puede ser considerados en la clínica veterinaria durante el breve espacio que dura una exploración rutinaria.

Bozales no aptos porque impiden el jadeo

Bozales de cesta o canastilla

Tienen forma de cesto con una malla reticulada con espacios más o menos grandes. Estos bozales dejan pasar el aire de modo que el perro puede llevarlo durante todo el tiempo sin peligro de sufrir un golpe de calor.

Se fabrican en distintas tallas que se adaptan al tamaño de cada perro. Los materiales utilizados son también variados: plástico, cuero, acero, con acolchado… Solo queda elegir el más confortable. Además, no debe producir rozaduras.

Un buen modelo, totalmente compatible con el bienestar animal, es el bozal Baskerville. Resulta muy cómodo y su diseño tiene la particularidad de que permite al perro poder comer y beber sin necesidad de quitárselo. Además, se adapta a razas braquicéfalas.

rottwailer bozal baskerville

El bozal Baskerville permite el jadeo.

Cabezal halti

A pesar de su similitud, no se trata de un bozal sino de un arnés de adiestramiento destinado a educar a los perros que dan tirones mientras pasean. El animal puede abrir perfectamente la boca y por supuesto morder por lo que, si se trata de un perro potencialmente peligroso no es admisible de acuerdo con lo establecido por la ley.

arnés halti

El halti es una excelente herramienta para corregir los tirones durante el paseo.

Uso correcto

Es conveniente acostumbrar poco a poco a cualquier perro a llevar bozal de modo que no sea traumático.  Nos facilitará la libertad de movimientos si, por ejemplo, queremos utilizar en algún momento un tren de cercanías, metro u otro medio de transporte público donde admitan a nuestro compañero peludo.

Hemos de conseguir un ajuste perfecto. Debe quedar holgado pero sin posibilidad de que se lo pueda quitar.

Usarlo como castigo es contraproducente ya que nos aleja del objetivo perseguido: que el animal acepte el bozal con naturalidad. Habremos de optar por el refuerzo positivo.

Por descontado, no lo dejaremos con el bozal puesto sin nuestra supervisión.

Por último, si observamos algún problema de agresividad u otro tipo de conducta indeseable, lo mejor es ponerse en manos de especialistas, los adiestradores caninos.

 

Comparte