Aditivos en alimentos

Los aditivos alimentarios están presentes en gran cantidad de los alimentos que consumimos diariamente. No los vamos a encontrar en los productos frescos como son las frutas y verduras, los huevos, la carne o el pescado, pero sí en los alimentos procesados.

Gracias a ellos es posible encontrar en lineal de cualquier supermercado una amplia gama de productos durante todo el año que nos garantizan la seguridad alimentaria.

Aunque actualmente existen muchos métodos para conservar y alargar la vida útil de los alimentos, no siempre es posible tecnológicamente aplicarlas en todos los casos. Es entonces el turno de los aditivos alimentarios.

Por ejemplo, gracias al uso de nitratos podemos establecer una garantía sanitaria para el Clostridium botulinum en embutidos curados. No obstante cabe señalar que actualmente algunos estudios cuestionan su necesidad.

El empleo de aditivos no es algo nuevo. Desde la antigüedad el hombre ha buscado el modo de mantener los alimentos aptos para el consumo durante mayor tiempo añadiendo sal, vinagre y otras sustancias.

No todo vale

El uso de los aditivos alimentarios debe cumplir varios principios: debe ser seguro para la salud de las personas, debe responder a una necesidad tecnológica, y no debe inducir a error al consumidor.

Los aditivos usados en la industria alimentaria han pasado un largo proceso de evaluación hasta ser aprobados. En él se realizan diferentes ensayos con el fin de comprobar que son inocuos incluso para los consumidores más sensibles como niños o ancianos. Se evalúan además los posibles efectos en los descendientes.

Solo los aditivos que resultan inocuos para las personas se aprueban y se incluyen en la lista de la UE. Se establece una ingesta diaria admisible/kg con un margen de seguridad de 100 veces menor que aquella en la que no se observan efectos adversos. Pero el estudio no acaba aquí. La ciencia avanza y con una determinada frecuencia los aditivos se reevalúan a fin de comprobar que siguen sin causar efectos nocivos. Si no hay garantías suficientes se procede a su eliminación de las listas positivas.

El Reglamento  1333/2008 establece para cada uno de los aditivos autorizados en qué alimentos se pueden utilizar, en qué condiciones y en qué dosis máxima. Todos los operadores económicos de industria alimentaria deben conocer y respetar la normativa a la hora de elaborar sus productos.

En Simbiosis, S. Coop. Galega hemos desarrollado el curso Aditivos alimentarios donde te ayudamos a interpretar la legislación en materia de aditivos y seguridad alimentaria.

Autora: Ana Mª Chas Barba