Los edulcorantes: Todo lo que debes saber para que no te amargue un dulce.

Desde que somos niños tenemos una preferencia especial por los sabores dulces y cierta aversión por los sabores amargos. La sensación dulce es percibida por la interacción de determinadas sustancias con nuestras papilas gustativas, localizadas fundamentalmente en la punta de la lengua.

Las sustancias capaces de provocar una sensación dulce pueden ser de estructura química muy variada: azucares, polialcoholes, aminoácidos, péptidos, proteínas, etc, a diferencia de otros sabores, como el sabor ácido que se produce siempre por reacciones que liberan iones hidrogeniones o el sabor salado que se produce por compuestos salinos iónicos.

Son edulcorantes todas las sustancias, naturales o de síntesis, con sabor dulce y por tanto, con capacidad de endulzar los alimentos.

azucarLa sustancia dulce por excelencia es la sacarosa pero cada vez más está siendo sustituida por otros edulcorantes. El azúcar de mesa o sacarosa, que se puede obtener a partir de la remolacha o de la caña de azúcar, se trata de un producto refinado, eso quiere decir que no aporta otros nutrientes, son “calorías vacías”, concretamente 4 kilocalorías por gramo.

Hay dos tipos fundamentales de edulcorantes, los edulcorantes energéticos, llamados también edulcorantes de masa que incluyen entre otros a los azucares y polialcoholes y los intensos que se pueden considerar acalóricos y que pueden ser de síntesis o artificiales o de origen vegetal.

Edulcorantes de masa o edulcorantes energéticos:

Se denomina también edulcorantes voluminosos, de sustitución o de carga porque el efecto de masa aportado por estos Sigue leyendo