Intolerancia a la lactosa vs alergia a las proteínas de la leche

Buena parte de la población no conoce la diferencia entre intolerancia y alergia. Incluso muchos medios de comunicación las usan al tratar noticias como si fuesen términos sinónimos. Nada más lejos de la realidad.

Intolerancia

La intolerancia alimentaria se caracteriza por la incapacidad de digerir correctamente un alimento. Así la intolerancia a la lactosa se produce porque el organismo no produce en cantidad suficiente el enzima capaz de desdoblar la lactosa, un disacárido (azúcar) presente en la leche.

La molécula de lactosa sin romper no se absorberá de modo normal en el intestino delgado y pasará al intestino grueso donde fermentará y provocará diversos síntomas: dolor abdominal, hinchazón, diarrea…

sello no lactosaNo todas las personas son igual de intolerantes a la lactosa. Algunas pueden ingerir pequeñas cantidades de leche sin que aparezca sintomatología.

En el mercado podemos encontrar productos lácteos que han sido tratados para que su concentración en este azúcar sea mínimo. Se considera un producto sin lactosa cuando la contiene por debajo del 0,01%

Alergia

La alergia se caracteriza por una respuesta exagerada del sistema inmune ante una sustancia. En el caso de las personas alérgicas a las proteínas de la leche las moléculas implicadas son las proteínas de la leche, las caseínas, y las proteínas del lactosuero, las seroproteínas.

Sin lactosa. Con lecheLas personas con alergia a la leche no pueden ingerir en absoluto una mínima cantidad de cualquier producto lácteo tenga lactosa o no ya que puede desencadenarse una reacción fatal que puede conducir a la muerte.

Si padecemos una alergia a la leche debemos leer bien las etiquetas para asegurarnos de que no presenta ni leche ni ninguno de sus componentes. (Aunque en teoría un alérgico a las proteínas de la leche podría consumir lactosa, en la práctica imposible su obtención sin contaminación con las proteínas de la leche). Debe descartarse por completo todo tipo de leche, queso, yogures y cualquier producto lácteo.

 

Yogures vs especialidades vegetales

especialidad sojaDeberemos comprobar siempre y sin excepción la lista de ingredientes. No obstante la denominación del producto nos puede dar pistas cuando buscamos un producto alternativo.

Yogur con soja: si lleva la palabra yogur en la denominación se ha obtenido obligatoriamente por fermentación de la leche y se ha añadido soja. A evitar por alérgicos a las proteínas de la leche.

Especialidad de soja: el producto ha sido obtenido a partir de la fermentación de bebida de soja. En este caso sí puede ser consumido por personas alérgicas a la leche.

 

Legislación

La información alimentaria al consumidor está regulada por el Reglamento 1169/2011 y afecta tanto al etiquetado como presentación y publicidad de los productos.

Para poder facilitar una información correcta y no inducir a error al consumidor debemos formarnos tanto en alergias e intolerancias alimentarias como en materia de etiquetado.

Folleto hipermercado. Sin lactosa.

Los términos correctos que debería haber usado el folleto para facilitar una información clara y correcta  serían: intolerancia a la lactosa y alergia a las proteínas de la leche

Autora: Ana Mª Chas Barba

Etiquetado de los alimentos

magdalenasEl etiquetado es la forma mediante la cual el fabricante del producto alimenticio se pone en contacto con el consumidor. En él se nos informa de todas sus características y nos permite poder escoger entre productos similares.

Pero ¿sabemos interpretarlo correctamente?

¿De qué nos informa el etiquetado?

Veamos algunas de las menciones obligatorias.

Denominación del producto

La legislación dice que se debe indicar la denominación legal que exista para dicho producto. Si no la hubiese se optaría por la denominación habitual con que se conoce el alimento y si esto tampoco fuese posible debería usarse una denominación descriptiva.

La marca comercial, esa que aparece en grandes letras, o una denominación de fantasía nunca pueden sustituir a la denominación del producto. El tamaño de letra para todas las menciones obligatorias del etiquetado está definido, siendo como mínimo 1,2 mm, con algunas excepciones en función del tamaño del envase.

Ingredientes

Deben aparecer por orden decreciente. Así el que figure en primer lugar presentará mayor proporción en la formulación del producto.

Indicación cuantitativa de ingredientes

Será necesario indicar la cantidad de algunos ingredientes o categoría de ellos cuando

  • figure en la denominación del alimento o el consumidor lo asocie normalmente con dicha denominación

Ej. chocolate con leche

cantidad ingrediente 2

  • se destaque en el etiquetado por medio de palabras, imágenes o representación gráfica

alusión ingrediente en imagen

  • sea esencial para definir un alimento y para distinguirlo de los productos con los que se pudiera confundir a causa de su denominación o de su aspecto.

Ej. porcentaje cacao

Chocolate 70% cacao 

Chocolate 85% cacao

Alérgenos y sustancias que causan intolerancia

contiene sulfitosTanto si se trata de un ingrediente como de un coadyuvante tecnológico que constituye un alérgeno, debe aparecer destacado en la lista de ingredientes (mayúsculas, negrita…). En alimentos que no  precisan lista de ingredientes se indicarán después de la mención “contiene”

Ej. contiene sulfitos

 

Información nutricional

información nutricional 02 reversoEs obligatoria desde diciembre de 2016 para todos los productos envasados, salvo algunas excepciones. La información nutricional consta de una parte obligatoria y otra voluntaria.

Se trata de una lista cerrada, esto es, no es posible de incluir ningún nutriente que no figure en ella, excepto aquellos sobre los que se realice una declaración nutricional o de propiedades saludables autorizadas.

La información se presentará obligatoriamente referida a 100 g de producto o 100 ml, pudiéndose indicar además de forma voluntaria por porción. En ese caso deberá indicarse el tamaño y número de porciones que contiene el envase.

 

Autora: Ana Mª Chas Barba

El gluten

¿qué es el gluten? ¿dónde podemos encontrarlo? ¿quienes no pueden consumirlo? ¿cómo podemos saber si un alimento contiene gluten? En este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre el gluten y como siempre te invitamos a que nos des tu opinión o nos consultes las dudas que te puedan surgir.

¿Qué es?                                           

panesEl gluten es una proteína que se encuentra, combinada con el almidón, en la semilla de algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno y la avena. El gluten es el responsable de la elasticidad de la masa de harina dándole la consistencia elástica y esponjosa a los panes y a las masas horneables.

El gluten se puede obtener a partir de la harina de trigo y otros cereales, lavando el almidón. El producto resultante tendrá una textura pegajosa y fibrosa parecida a la del chicle. Por este motivo es apreciado en alimentación por su poder espesante.

En el horneado, el gluten es el responsable de que los gases de la fermentación queden retenidos en el interior de la masa, haciendo que esta suba, impulsándola hacia arriba. Después de la cocción, la coagulación del gluten es responsable de que el bollo no se desinfle una vez cocido.

El gluten de trigo está formado por las proteínas llamadas gluteninas y gliadinas y es el responsable de que la harina de trigo sea panificable. Las gluteninas le aportan elasticidad a la masa de pan, de modo que cuando se estira tiende a recuperar su forma original. Las gliadinas le proporcionan pegajosidad a la masa, al mismo tiempo que son responsables de su extensibilidad, es decir, que se extiende sin llegar a romperse.

La proteína principal del gluten de centeno es la secalina y la de la cebada es la hordeína, aunque ambos contienen algo de gliadina. En el caso de la avena sería la avenina que no es tóxica para la mayoría de los celíacos, por lo tanto, la avena pura es naturalmente sin gluten, sin embargo, la avena que encontramos habitualmente en el comercio con mucha frecuencia se  ha contaminado en el cultivo y en la cadena de suministro mediante variedades de cereal que contienen gluten.

¿Dónde podemos encontrarlo?                                           

panDe manera natural sólo en algunos cereales: trigo, en todas sus variedades (espelta, escanda, kamut), cebada, centeno y avena e híbridos (triticale, que es un híbrido del trigo y centeno). La avena la vamos a considerar con gluten a no ser que su etiquetado nos indique lo contrario.

El resto de cereales de manera natural no contienen gluten. Pueden contener gluten sólo por contaminación cruzada durante su procesado. Por tanto, no contienen gluten: maíz, arroz, mijo, sorgo, teff, trigo sarraceno, quinoa y amaranto, tampoco las legumbres u otras semillas.

¿Quiénes no pueden consumir gluten?           

Las personas que no pueden consumir gluten son los celiacos ya que presentan intolerancia al gluten. Tampoco se recomienda el consumo de gluten en niños menores de 6 meses, por lo que los primeros cereales que se introducen en su dieta deben ser sin gluten.

¿en qué consiste la enfermedad celíaca y cual es su tratamiento?

La enfermedad celíaca es una intolerancia permanente al gluten del trigo, cebada, centeno y probablemente avena que se presenta en individuos genéticamente predispuestos, caracterizada por una reacción inflamatoria, de base inmune, en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macro y micronutrientes.epitelio-danado

  • Los síntomas más frecuentes son: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal, pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, introversión, tristeza), dolores abdominales, meteorismo, anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento. Sin embargo, tanto en el niño como en el adulto, los síntomas pueden ser atípicos o estar ausentes, dificultando el diagnóstico.
  • El tratamiento consiste en el seguimiento de una dieta estricta sin gluten durante toda la vida. El celíaco debe basar su dieta en alimentos naturales: legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales sin gluten: arroz y maíz. Deben evitarse, en la medida de lo posible, los alimentos elaborados y/o envasados, ya que en estos es más difícil garantizar la ausencia de gluten.

La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, de una manera continuada, puede causar trastornos importantes y no deseables.

Etiquetado de los productos con gluten

Los alérgenos de cuya presencia se ha de informar vienen recogidos en el Anexo II Reglamento Europeo 1169/2011, y dentro de los alérgenos que hay que declarar se incluyen:

1. Cereales que contengan gluten, a saber: trigo (como espelta y trigo Khorasan), centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas y productos derivados, salvo:a)    jarabes de glucosa a base de trigo, incluida La dextrosa;b)    maltodextrinas a base de trigo;c)    jarabes de glucosa a base de cebada;d)    cereales utilizados para hacer destilados alcohólicos, incluido el alcohol etílico de origen agrícola.

Cada ingrediente, o coadyuvante tecnológico procedente de una sustancia o producto que causa alergias o intolerancias deberá indicarse en la lista de ingredientes con la mención del nombre de la sustancia o producto según figura en el Anexo II.

La denominación de la sustancia o producto se destacará mediante una composición tipográfica que la diferencie claramente del resto de la lista de ingredientes, por ejemplo mediante el tipo de letra, el estilo o el color de fondo. Si no hay lista de ingredientes se incluirá la palabra «contiene» seguida del nombre de la sustancia o el producto según figura en el anexo II.

Es decir la palabra gluten, o el nombre del cereal deben figurar en negrita, mayúsculas o de una manera que destaque. En la siguiente imagen se puede ver que las palabras avena, trigo y mantequilla van en negrita por tratarse de alérgenos de declaración obligatoria.

etiqueta-granolas-con-gluten

 Etiquetado de los productos sin gluten

  • SIN GLUTEN

La declaración «sin gluten» solamente podrá utilizarse cuando los alimentos, tal como se venden al consumidor final, no contengan más de 20 mg/kg de gluten.

  • MUY BAJO EN GLUTEN

La declaración «muy bajo en gluten» solamente podrá utilizarse cuando alimentos que consistan en trigo, centeno, cebada, avena o sus variedades híbridas, o que contengan uno o más ingredientes hechos a partir de estos cereales, que se hayan procesado específicamente para reducir su contenido de gluten, no contengan más de 100 mg/kg de gluten en el alimento tal como se vende al consumidor final.

Marcas de garantía y de asociaciones:

No son obligatorias pero pueden acompañar al producto, si cumple con las condiciones especificadas por el organismo que lo controla. Las más utilizadas son las siguientes:

  • Espiga barrada:

Es el símbolo internacional sin gluten. Se encuentra regulado por la AOECS (Asociación de Celíacos Europeos).

espiga-barradaPara que tenga validez debe ir acompañado por el nº de registro (XX-YY-ZZ) concedido por la asociación. Si lleva la palabra OATS quiere decir que contiene avena.

La avena contenida en un alimento que se presenta como un producto sin gluten o muy bajo en gluten deberá haber sido específicamente elaborada, preparada y/o procesada para evitar la contaminación por el trigo, el centeno, la cebada o sus variedades híbridas, y su contenido de gluten no podrá sobrepasar los 20 mg/kg.

  • Controlado por FACE:

 controlado-por-face Se garantiza un producto con niveles de gluten inferiores a 10 ppm (mg/kg) que es límite que se puede detectar en análisis.

 

Autora: Inés Carreira Fernández

Etiquetado ecológico

Etiqueta Ecológica Europea

Muchos productos que consumimos habitualmente llevan el logotipo EU Ecolabel pero ¿sabes qué significa en realidad?

La Etiqueta Ecológica Europea o EU Ecolabel  es un distintivo de carácter voluntario para promocionar productos con escaso impacto ambiental.

Para la evaluación del impacto de un producto sobre el medio ambiente y poder optar a la etiqueta ecológica se tiene en cuenta todo el ciclo de vida: producción, distribución, utilización y desecho. Es decir,  se contempla el consumo de materias primas, energía y recursos naturales, las emisiones atmosféricas, la contaminación del agua, suelos, los residuos generados, su eliminación y los efectos en los ecosistemas.

La concesión de la Etiqueta Ecológica Europea  se realiza en función de estrictos criterios científicos establecidos por un organismo independiente que no interviene en el mercado. Los diferentes productos se agrupan en categorías y en cada una de ellas se definen criterios y parámetros específicos que permitan garantizar la mayor protección ambiental.

ecolabel

Etiqueta Ecológica Europea

Están definidos criterios para las siguientes categorías: bricolaje, complementos del hogar, equipamiento electrónico, jardinería, limpieza, lubricantes, muebles, otros complementos del hogar, papel, recubrimientos de suelos, ropa, servicios de alojamiento turístico y servicios de camping.

La etiqueta ecológica europea se aplica en toda la UE y en los países de la AELC (Noruega, Islandia, Suiza y Liechtenstein). El control se establece mediante un proceso de certificación y auditoría con requerimientos específicos según ISO 10424.

Su primera aparición se remonta a 1992, tras la publicación del Reglamento (CE) 880/1992 y desde entonces se han producido varios cambios legislativos.

Actualmente la etiqueta ecológica europea es aplicable a todo bien o servicio que se distribuya, consuma o  utilice en el mercado comunitario, ya sea mediante pago o de forma gratuita. Quedan excluidos los medicamentos tanto  de uso humano como veterinarios y cualquier producto sanitario.

Con la publicación del Reglamento 66/2010 se amplía la posibilidad de utilizar la etiqueta ecológica de la UE a los servicios. Con respecto a productos se amplía a piensos y alimentos. Este Reglamento está en vigor actualmente y pendiente de una nueva revisión.

Agricultura ecológica

Corresponde a La Comisión establecer unos criterios fiables que cubran el comportamiento ambiental durante la totalidad del ciclo de vida de los productos, incluidos los de la pesca y la acuicultura. No obstante solo podrán  acogerse al  uso de la Etiqueta Ecológica Europea los productos certificados como ecológicos, a fin de evitar la confusión entre los consumidores.

craegaLos alimentos ecológicos los podemos encontrar bajo las denominaciones exclusivas “eco“, “ecológico“, “org“, “orgánico“, “bio” y “biológico“. De su control y certificación se ocupan los Consejos Reguladores de las CC.AA.

Se caracterizan por excluir en su producción productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc., con el objetivo de preservar el medio ambiente, la biodiversidad y preservar los recursos naturales como la fertilidad del suelo.

Tampoco se permiten los OMGs (organismos modificados genéticamente).

Además deben respetar el bienestar animal.

agricultura ecológica

Logotipo europeo Agricultura Ecológica

Otras marcas de garantía ecológica

Además de la Etiqueta Ecológica Europea podemos encontrar otros distintivos que persiguen el mismo fin:

  • Distintivo de garantía de calidad ambiental de producto (Generalitat de Cataluña)
  • Marca AENOR Medio Ambiente
  • Ángel Azul (Alemania)
  • Cisne Blanco (Suecia, Noruega, Finlandia e Islandia)
  • UMWELTBUNDESAMT (Austria)
  • MILIEUKEUR (Holanda)
  • NF ENVIRONMENT (Francia)
  • Sistema de Mercado Ecológico de la India –    ECO-MARK
  • Environmental Choice (Nueva Zelanda)
  • Choix Environmental (Canadá)
  • ECOMARK (Japón)

Si tienes conciencia ecológica y quieres consumir con responsabilidad, ahora ya sabes qué distintivos buscar.

Autora: Ana Mª Chas Barba