Mulleres Colleiteiras

Mulleres ColleiteirasMulleres Colleiteiras es un proyecto promovido por Arquitectos sin Fronteras, que consiste en la recogida, tratamiento y reutilización del aceite de cocina usado, realizado por mujeres en situación de exclusión social, como medio de autoempleo y ofreciendo una solución al problema de los vertidos domésticos y optimizando el aprovechamiento de los recursos.

Las premisas del proyecto “Mulleres Colleiteiras” son promover el autoempleo y la inserción sociolaboral de mujeres en situación de exclusión y promover un proceso local de bajo coste desde la recogida hasta la reutilización del aceite.

Objetivos:

  • Ofrecer un servicio a los ciudadanos
  • Crear puestos de trabajo para mujeres en situación de exclusión con interés en participar de forma activa en la sociedad
  • Ahorro en los costes de depuración de aguas
  • Reutilización de residuos con fines energéticos
  • Educación y sensibilización ciudadana en la gestión eficiente de residuos

Puntos de recogida:

Se pueden consultar los puntos de recogida en mullerescolleiteiras.blogspot.com.es.

El último punto de recogida instalado en este mes ha sido en Tenda Ecolóxica Equilibrio, ofreciendo así este servicio al barrio de los Mallos y alrededores y a los clientes de la tienda.Mulleres Colleiteiras 1

El fin de las “aceiteras”

El sábado 16 de noviembre, se publicó el RD 895/2013, de 15 de noviembre, por el que se modifica el RD 1431/2003 por el que se establecen determinadas medidas de comercialización en el sector de los aceites de oliva y aceite de orujo de oliva.

artajoSe modifica el artículo 4 referente al envasado que ahora pasa a referirse al envasado y etiquetado y en el apartado 2 queda redactado de la siguiente forma:

2. En los establecimientos del sector de la hostelería y la restauración y en los servicios de catering, los aceites se pondrán a disposición del consumidor final en los envases etiquetados y provistos de un sistema de apertura que pierda su integridad tras su primera utilización.

Continue reading